BookTime: Loco de Rainald Goetz

viernes, marzo 03, 2017

Loco
Título original: Irre
Autor: Rainald Goetz
Editorial: Sexto Piso
*Gracias a Sexto Piso por el ejemplar*
Sinópsis: 
Loco, la magistral novela de Rainald Goetz, es un artefacto explosivo que atenta contra la idea de normalidad que rige nuestros días. Escrita en 1983, vislumbra con clarividencia profética el sofocante dominio que el discurso imperante de nuestra época imprime en los seres humanos. «No soy una enferma mental, mi alma está enferma», dice una de las muchas voces que toma la palabra en esta novela coral; y esa agónica confesión resume perfectamente la intención de este texto, desquiciado y agónico él también, que no es otra que la de atentar contra la idea que criminaliza lo anormal, asumiéndolo como una degeneración espontánea y antinatural, y no como el producto lógico de un asedio que empuja al individuo a competir, a mostrar una imagen de sí que sea aceptable, reconocible e idealmente adorable. 
  Loco es la huida que inicia Raspe, un joven psiquiatra, tras desencantarse del universo megalómano de la psiquiatría, dedicado a la publicación de tratados que encumbren a sus autores, a encuadrar síntomas en un marco patológico y a recetar y dosificar, y esperar, con un poco de suerte, que el alta médica llegue antes que el Konvulsator, sus electrodos diabólicos y sus violentas descargas.

Si tuviera que definir esta novela en una palabra esa sería caos.

El libro se divide en tres partes. La primera, Alejarse, está narrada en primera y tercera persona; en ella se intercalan fragmentos en los que varias voces toman la palabra: se trata de personajes que de un modo u otro son azotados por eso que desde hace poco más de un siglo designamos con el nombre de "locura". Eso por un lado, mientras que por el otro nos encontramos con conversaciones entre expertos (psiquiatras) y no expertos en el tema, lo cual deja salir a relucir ciertos subtemas y perspectivas que van desde lo humanista y "la teoría ante todo", hasta uno que otro comentario sobre la romantización de la locura en la figura del artista. 

El protagonista del relato central es Raspe, un joven psiquiatra que se siente inconforme con su profesión y sobre todo con la labor que desempeña en la clínica en la que trabaja. Poco a poco presenciamos el cambio que vive desde su idealismo en el primer día hasta lo enfermo que termina sintiéndose respecto a la psiquiatría. Esto sucede en la segunda parte, Dentro, la única cuya narración sigue una continuidad que le permite al lector ubicarse en ella fácilmente.
Entonces le volvía la calma indiferente, sabía de nuevo, sin pasión y lejos de cualquier dolor, que todo en él estaba desarraigado. Raspe esperaba sin pensar. Sí, esperar. El tiempo pasaba. En algún momento todo se acaba.
Y digo lo anterior porque la prosa del autor es muy confusa: de un párrafo a otro cambia de narrador y/o persona, muchos de los discursos aparecen sin lógica aparente y llegas a sentir que estás leyendo fragmentos sin relación alguna, todo esto pudiendo resultar cansino. Eso hizo que me tomara mi tiempo en terminarlo. (Con decirles que cuando llegué a por ahí de las treinta páginas decidí volver a comenzar porque me sentía totalmente perdida). Tal vez en parte fue culpa mía por no estarle poniendo la atención que se requiere, pero lo que sí es verdad es que no es un libro ni ligero ni rápido de digerir. Tras unas cuantas páginas, sin embargo, todo empieza a cobrar sentido y mas o menos uno se termina acostumbrando al estilo del autor, que aunque difícil, muy original y acertado para el relato que cuenta: es como si el mismo narrador hubiera dejado toda racionalidad de lado. 

Lo que más destaco de la novela es la manera brillante en la que hace uso del lenguaje y las formas para meternos en la cabeza de más de uno que es acechado por la enfermedad mental, esa que es tan limitante o incluso más que la física. Estos fragmentos están narrados de una manera que las formas orales, el uso de los signos de puntuación y la repetición de expresiones juegan un papel importante al representar el caos que sucede dentro de estas mentes. 
Le gustaría tener el problema repensado para cuando venga su mujer. Le gustaría haber llegado a una conclusión. Piensa más rápido. Las ideas se persiguen. Se persiguen siempre las mismas ideas archiconocidas. Al argumento le sigue el contraargumento, al contraargumento le sigue el argumento, que es idéntico al contraargumento, luego contraargumento, luego argumento, después contra, después contracontra, contra, contracontra, contracontracontra, contracontracontra, contracontracontracontra…
Galardonado con el máximo premio de literatura en lengua alemana, Rainald Goetz demuestra con Loco (1983) -la que fue su primera novela- su habilidad para provocar al lector e introducirlo en una realidad compleja y sumamente delirante.

2 Wallflower(s)

  1. ¡Buenas!
    Este ha sido uno de esos casos en los que tanto el título como la portada me han llamado la atención, después ha llegado la sinopsis y, más tarde, tu reseña y aunque me llama bastante, me echa un poco para atrás lo que comentas de que sea TAN caótico...

    Creo que si tengo la ocasión, me animaré, eso sí, porque trata un tema que siempre me ha llamado la atención y además, difícil o no de leer, la forma de escribir del autor parece interesante.

    Gracias por el descubrimiento ~
    ¡Abrazotes! ♥

    ResponderEliminar
  2. Hola, ya tenía una idea de Loco pero le temo a su manera de estar escrito, siento que me tardaré más leerlo pero igual un día me decido.

    ResponderEliminar

Gracias por Comentar ;)

Afiliados

Iniciativas/Retos

Probando suerte...

Online...