Mis primeras lecturas feministas | 4 libros

lunes, abril 03, 2017


Hace poco menos de un año alguien cercano a mí me preguntó si era feminista, a lo que respondí diciendo que creía en lo que cree el feminismo, en su lucha, pero que no me sentía cómoda refiriéndome a mí como feminista porque aún me faltaba mucho por conocer sobre el movimiento y tal (hasta ese entonces se podría decir que lo único que conocía era la definición pero, ahora lo veo, no la comprendía del todo). Y aunque en ese momento encontré mi justificación en la falta de información, ahora me pregunto si no fue más bien una forma de ocultar la otra posible otra razón por la que no quería llamarme de ese modo: por la imagen e idea que los medios te venden del feminismo y terminan reproduciéndose con tanto ímpetu en las redes sociales y -peor aún- allá afuera en "la vida real". En otras palabras, porque no quería que me relacionaran con ese grupo de exageradas histéricas (y la otra palabrita tan de moda que todos conocemos), incluso sabiendo que se trataba de una imagen errónea (aunque no podía explicar bien el porqué).

En fin, que para dejarme de excusas, finalmente me di a la tarea de informarme más y de buscar libros para empezar a iluminarme sobre el tema. Y de esos libros es de los que les quiero hablar y recomendar hoy. Son cuatro y creo que tres de ellos son ya muy conocidos, pero si hay algo que he aprendido al estar cinco años por estos lares es que por más popular que consideres una lectura siempre puedes descubrírsela a alguien. ¡Así que a ello!


Michelle Perrot, historiadora y feminista francesa, nos cuenta sobre la mujer en la historia, la mujer y su historia. Y ya que se trata de un campo que por mucho tiempo inivisibilizó al género femenino, no es de extrañar la carencia de fuentes sobre su existencia concreta y singular: "en el teatro de la memoria, las mujeres son sólo sombras", dice la autora.
En general el libro me pareció muy buena opción para conocer el papel que se le asignó a la mujer en distintas etapas de la historia, lo cual se traza a través de temas como el cuerpo (la apariencia, el sexo, la virginidad, la maternidad), el trabajo (campesinas, el trabajo doméstico, obreras y artistas) y la mujer en el espacio público (el movimiento, la acción colectiva, la política).
De esta manera Perrot también revisa la vida de muchas mujeres, la mayoría francesas, y quizá ese centrarse en Francia y Europa en general fue lo que menos me agradó de la lectura, pero no por eso fue menos ilustrativa.

A Virginia Woolf ya la tenía pendiente desde hace tiempo, pero no fue hasta la FIL del año pasado que me animé a traerme este ensayo tan nombrado al hablar de la mujer y la literatura, además de ser ampliamente considerado un texto feminista.
Publicado por primera vez en 1929, Un cuarto propio (también traducido como Una habitación propia) está basado en varias conferencias que la autora dio en 1928 en dos universidades femeninas de la Universidad de Cambridge. Se trata de una reflexión y análisis sobre la posición de la mujer en el campo literario, viéndolo desde distintos enfoques y partiendo de la opinión que expresa en un principio y que hace referencia al título: «para escribir novelas, una mujer debe tener dinero y un cuarto propio».
Entre otras cosas, me hizo ser consciente de la desventaja en la que siempre se han encontrado las escritoras en comparación a sus contrapartes masculinas, que todo el potencial de aquellas mujeres que querían escribir era inevitablemente desechado porque debían ocuparse en otras cosas, porque no podían alcanzar una emancipación económica e intelectual y, que de las que más o menos lo hicieron, pocas son recordadas. Y que esa invisibilidad sigue estando presente hoy en día, cosa que hasta hace poco seguía sin entender, pues no veía por qué debía considerar leer a más mujeres si yo "no me fijaba en el género" a la hora de elegir mis lecturas. Ahora entiendo que eso es parte del problema.


We all should be feminist es un ensayo adaptado de la ted talk que dio la autora en 2012 y es un discurso claro y directo en el que, a través de su experiencia personal y hechos actuales y concretos, Chimamanda defiende que el feminismo sigue siendo necesario y que contrario a lo que muchos prefieren pensar, los problemas de género son vigentes. Y al hacerlo aborda todos esos comentarios y preguntas tan comunes en contra del movimiento, como el sonadísimo "¿Por qué llamarlo feminista y no humanista?" o cosas en la línea de "eso de la opresión a la mujer pasaba antes, hoy ya no". Como introducción al tema me parece maravilloso y aunque lo leí en digital me gustaría adquirirlo también en físico para prestarlo y así obligar invitar a leerlo a cuanta gente pueda.


Sabía de la existencia del ensayo que le da nombre al libro por la popularidad que obtuvo al inspirar el término mansplaining, cuyo significado conocí en alguna red social (twitter, seguramente). "Cuando un hombre explica algo a una mujer, lo hace de manera condescendiente porque, con independencia de cuanto sepa sobre el tema, siempre asume que sabe más que ella", es decir, le hace mansplainig.
Algo interesante es que comienza a hablar del tema mediante una experiencia personal y hasta ella misma se sorprende cuando termina hablando también de violencia de género y feminicidio, señalando cómo hay una relación latente entre todo esto y aún así esta sociedad se sigue negando a verlo.
El libro compila otros ocho ensayos de la autora, entre los que personalmente destaco La guerra más larga, en el que comparte y reflexiona sobre las alarmantes cifras y hechos recientes de violaciones y violencia de género y El síndrome de Cassandra, en el que habla de la falta de credibilidad que sufrieron y sufren, en tiempo presente, las mujeres. Pero en general los nueve me parecieron muy buenos, se leen muy rápido (aunque a veces tengas que hacer una pausa porque sientes ese vacío en el estómago que te da ganas de parar el mundo y bajarte) y también me parecen estupendos para quien se va adentrando en estos temas.



Estas lecturas se complementaron además con blogs y videos y un montón de gente que dedica parte de su tiempo a difundir estas ideas. A todas esas personas: gracias, sepan que lo que hacen rinde frutos.
Y volviendo a los libros, cada uno de ellos me dejaron y dijeron mucho; me dijeron cosas que tal vez no quería escuchar pero que debía hacerlo, cosas que me hicieron abrir los ojos ante muchas situaciones, que me hicieron cuestionarme a mí misma y otras tantas que me ayudaron a ampliar mi visión sobre varios aspectos relacionados con el feminismo. Pero sobre todo lo que me dejan es la certeza de que tengo un largo camino por recorrer, uno que quizá no tenga fin, pero eso está bien porque quiero, necesito seguir informándome, escuchando, aprendiendo, revisando y deconstruyendo.

Todavía me falta mucho, muchísimo por conocer, pero ya me siento cómoda al decirlo: creo en el feminismo, soy feminista (o al menos quiero serlo).


Nota: Si tienen alguna recomendación (libros, cómo empezar con la teoría, lo que sea) sobre el tema les agradecería mucho que lo compartieran en los comentarios 😊.

13 Wallflower(s)

  1. Hola.
    Yo me llevo unas recomendaciones: los dos primeros libros. Pero traigo más :)
    Te recomiendo Teoría King Kong de Virginie Despentes. También uno de mis libros de cabecera es El segundo sexo, pero es un tocho de respeto y hay que darle su tiempo.
    Nea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nea :)
      Gracias por las recomendaciones. El segundo sexo lo empecé hace unos meses pero sí me estoy yendo lento y con calma porque como dices, es de darle su tiempo. El de Teoría King Kong me lo apunto. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. ¡Buenas!
    Yo no tengo recomendaciones, pero me llevo las tuyas (¡gracias!) :] El último libro no lo conocía y suena interesante. El término "mansplaining" lo he visto mucho por internet, pero nada fuera de este medio...

    Pasando a algo que me ha dado curiosidad: ¿podrías explicarme por qué consideras importante leer a autoras? He visto que lo mencionas como algo en lo que pensabas más o menos como yo todavía pienso: si me interesa un libro, lo leo y si no, no, pero no me fijo en quién lo ha escrito (en general, digo, no sólo me pasa con hombre/mujer). Me gustaría oír tu opinión (u otras) al respecto. ¿Entiendo que se trata de la poca visibilización y de dar una oportunidad a autoras que no se hicieron igual de conocidas que autores por falta de reconocimiento en su época?


    ¡Abrazotes! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Y sí, mira, a cómo lo entiendo y veo, en parte es por lo que mencionas al final, visibilización y reconocimiento. Pero no sólo de autoras alejadas a nuestro tiempo, porque lamentablemente esa falta de visibilidad sigue estando presente y se alimenta de la desigualdad de género que existe en el sector editorial a la hora de decidir qué publicar (porque aunque a todos nos gustaría pensar que siempre se decide de acuerdo a la calidad de la obra, no es así) y en la cuestión de que ciertos géneros en la literatura parecen reservados para hombres y otros -no pocas veces desvalorizados- para mujeres. Además también está el tema de la representación femenina, que puede haber grandes diferencias en cómo es esa representación en cuanto variedad y complejidad desde la visión femenina que posee una autora a la de un autor masculino. Sobre esto último aún estoy en mi camino por experimentarlo y sacar mis conclusiones, pero igualmente me parece un punto interesante y es otra de las razones por las que decidí empezar a fijarme más en el género del autor.
      Entonces, al decidir leer más mujeres, además de darles visibilidad en su campo, estás decidiendo conocer lo que ellas tienen que decir, conocer a personajes femeninos que están construídos no desde una óptica masculina, sino desde la suya propia, femenina, con sus sueños, miedos y realidades. (Aclaro que esto no quiere decir que /todas/ las escritoras lo hagan o que no haya autores hombres que realicen un buen trabajo con dicha representación, pero la diferencia está ahí). Porque aunque se habla de que la experiencia humana es universal, no lo es tanto cuando se pertenece al grupo que ha sido el oprimido.

      Espero haberte aclarado la duda, también te recomiendo este video de Maria (de Los libros de Maria Antonieta) en el que aborda y amplía en el tema: https://www.youtube.com/watch?v=m3A8fmSbJMU

      ¡Un abrazo de vuelta! Y muchas gracias por tu comentario :)♥

      Eliminar
    2. ¡Buenas!
      Muchas gracias por tu respuesta, ha sido muy interesante leerla (me apunto también el vídeo, ¡gracias! :]).

      La verdad es que es algo en lo que no había caído y que suena razonable, además de poderse aplicar a otras iniciativas que tampoco entendía por completo como era leer autores de países fuera de (mayormente) EEUU, etc.

      De hecho tu comentario me ha hecho pensar en cómo esto permea en la sociedad. ¿Cuántas veces hemos pensado en lo "tontas" que eran las mujeres de, por ejemplo, X época? El término "bleda" que usamos aquí (algo así como débil, quejica) se aplica mucho a personajes femeninos que, como era costumbre, fueron escritos por hombres... La típica mujer que llora y da golpecitos en el pecho al macho y dice "¡eres malo, malo!" en las películas en blanco y negro, por ejemplo...

      De nuevo, gracias por tu respuesta :]

      ¡Más abrazotes! ♥

      Eliminar
  3. De los que mencionas el que tengo pendiente es Mi historia de las mujeres, lo empecé pero seguro algo se me atravesó xD

    Sobre recomendaciones, justo ahora estoy leyendo The Mother of All Questions, que es de la misma autora de Los hombres me explican cosas, y está bueno. Suscribo a Teoría King Kong, aunque ése es un poco más radical e igual para después. Otro que me gusta es The Geek Feminist Revolution, de Kameron Hurley.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!, me llama mucho el último que mencionas, así que también va a la lista :)

      Eliminar
  4. Hola! Yo este año me he propuesto leer Una habitación propia de Virginia Wolf! No estoy acostumbrada a este tipo de literatura, a ver que tal! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te resulte una grata experiencia ;)

      Eliminar
  5. Pedazo de entrada, Karla, me llevo todos los libros recomendados. Sobretodo Un cuarto propio y Los Hombres me explican cosas. Me da pena decir que también me he visto en la situación de no querer decir que soy feminista y he sido llamada por ese nombre tan tonto que nos compara con los nazis en plan de broma pero es de lo más irritante e irrepetuoso, me da gusto ver que te informes más y seeguiré tu ejemplo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Caro! Me haces felíz con tus palabras.
      (Yo en serio quiero pensar que utilizan ese término sin pensarlo o por ignorancia hacia todo el asunto, pero aún así como dices es totalmente irritante e irrespetuoso, además de innecesario).

      Eliminar
  6. Hola hermosa :)
    De esa lista el único que ubico es el de Virginia Woolf pero no tenía ni idea que tuviera ideas o inclinación feminista. Gracias por la recomendaciones, estoy tan entretenida en disfrutar de las novelas que nunca me pongo a investigar nada con respecto a temas como el feminismo, gracias por la información ^^
    Besoss

    ResponderEliminar
  7. Uff, si que si tienes que adentrarte a la lectura de "El segundo sexo" de Simone de Beauvoir. ES IMPRESIONANTE. Y eso que solo leí algunos parráfos porque mi compañera de trabajo lo está leyendo.
    Felicidades por tomarte más en serio este estigma femenino, siempre lo he dicho, pensar en los derechos de ambos sexos es lo que te hace humano, pensar en las diferencias y en sus estigmas, es lo que te hace feminista.
    #NoMoreFeminazis (PD: Yo si me considero feminista)
    Saludos, Max

    ResponderEliminar

Gracias por Comentar ;)

Afiliados

Iniciativas/Retos

Probando suerte...

Online...